En Lacalum, somos especialistas en lacado de metales como, aluminio, hierro, latón, aluminio de fundición, hierro de fundición, acero inoxidable, galvanizado.

¿En que consiste el lacado de metales?

La pintura utilizada para el lacado es un polvo especial que está hecho de un polímero térmico especial, que responde al calor. En materiales de hierro se aconseja darle imprimación para reforzar la durabilidad y la no oxidación de los mismos debiendo estar perfectamente soldado.

Al ser horneado el polvo, reacciona con los otros grupos químicos en el polímero del polvo e incrementa el peso molecular y mejora las propiedades de rendimiento del material, creando una capa uniforme y lisa de pigmento.

Este proceso es utilizado principalmente en metales debido a las altas temperaturas a las cuales debe secarse el polvo.

La pintura en polvo posee una gran resistencia a la fricción, los impactos y las inclemencias meteorológicas, comparado a la líquida, además de poseer la ventaja adicional de su inmediato secado y respeto medio ambiental.

En el proceso de curado de la pintura en polvo, ésta se funde en el horno, humectando la superficie e iniciando la reacción para lograr que el producto adquiera las propiedades finales. Existiendo diferentes ciclos de horneo, que dependen del tamaño y modelo de la pieza: 10 min. a 200°C, 15 min. a 180°C y/o 5 min. a 220°C.

 

 

La realización se lleva a cabo realizando previamente un desengrase del metal a lacar para así obtener un perfecto acabado. En ocasiones si la superficie se encuentra dañada, necesitará de un previo lijado para retirar boquetes, arañazos o posible daño en la superficie a lacar.